31 de mayo de 2008

Remedios caseros para resfríos y Premio.

Flor de http://www.yoymicrochet.blogspot.com/ me ha entregado este premio para caminar juntas por este mundo de los blogs. Gracias Flor por elegirme. Se lo paso a Carina de http://www.tejidocrochet.blogspot.com/, Eli de http://www.deltalleralmundo.blogspot.com/, Silvia de http://www.cieloyvos.blogspot.com/, Carmen de http://www.cafeypuntadas.blogspot.com/ y Themis de http://www.mislanas.blogspot.com/
.

Lo siguiente es un poco largo pero con que a uno solo le venga bien algo de lo que se explica, ya es suficiente.
.
El resfriado es una de las enfermedades de otoño e invierno, nadie está libre porque existen más de 200 virus que viajan por el aire que respiramos. Estos agentes infecciosos son lanzados a través de los estornudos o la tos de personas que padecen esta enfermedad.
Los síntomas son secreción nasal, estornudos, ojos llorosos, molestias de garganta, ronquera y tos. Puede presentarse dolores de cabeza, musculares y fiebre leve. Existen fórmulas caseras y terapias fáciles de hacer que ayudarán a aliviar los síntomas.
.
Tisana de jengibre, limón y miel: El jenjibre o kión ha sido considerado como un remedio para combatir las congestiones bronquiales. Una fórmula contra los resfriados está compuesto por tres elementos que son el kión, el limón y la miel. El kión ayuda al organismo a eliminar toxinas, despeja las fosas nasales y es un buen expectorante; y mezclado con el limón se convierte en una arma contra cualquier mal respiratorio, la miel actúa como un antiséptico de los pulmones y los bronquios, logrando superar las toses rebeldes, asmas, tosferina, gripe y laringitis.
Preparación: Para preparar una bebida caliente, tome 115 gramos de raíz de jenjibre fresca y lavada; córtela en rojadas. Seguidamente, en un olla que no sea de aluminio, ponga el jenjibre y agregue 2 1/2 tazas de agua. Ralle la piel de un limón y échelo a la cacerola junto con una pizca de pimienta de cayena. Tape y déjalo que hierva lento durante 20 minutos. Cuando la decocción de jengibre ya esté a punto, retírela del fuego y deje que se enfríe. Luego añada el resto del jugo de limón. Cuélelo, añada dos cucharadas de miel o las que desee y tómeselo varias veces al día.
.
Tisana de Tomillo: El tomillo es famoso por sus propiedades antisépticas, contiene una sustancia llamada timol, que es un aceite volátil con propiedades antisépticas y antibacterianas que actúa para fortalecer el sistema inmunólogico. Este remedio ayuda a expectorar y reducir los espasmos bronquiales. También tiene un efecto calmante durante la etapa de escalofríos y de fiebre que producen las enfermedades bronquiales.
.Preparación: Puedes utilizar tanto las hojas como las flores para preparar una tisana. Echar una cucharadita de tomillo seco, o el doble del fresco, en una taza de agua a punto de hervir. Deje reposar en el agua durante 10 minutos y después cuélelo. Endúlcelo con miel al gusto, añádale una rodaja de limón y bébalo caliente. Tome esta tisana tres veces al día entre comidas.
.
Jarabe de miel y de ajo: El ajo ha sido el rey de las plantas medicinales por ser un remedio para tratar todo tipo de infecciones tales como la tos, los resfriados y la gripe. Incluso, antes de que se desarrollaran los antibióticos, el ajo ya cumplía la función que tienen éstos en la actualidad. Sólo un diente de ajo común contiene sustancias que equivalen aproximadamente a un quinto de una dosis normal de penicilina, lo cual lo hace un reforzador del sistema inmunológico. Y para aliviar un resfriado nada mejor que un jarabe preparado a base de ajo y miel.
Preparación: Lave y triture una cabeza de ajos (no hace falta que los pele). Póngalos en una ollita con una taza 1/4 de agua. Llévelo a ebullición, tápelo y déjelo cocer lento durante 20 minutos. Luego, añada el jugo de medio limón y dos cucharadas de miel, y cuézalos a fuego lento 2 ó 3 minutos. Deje que se enfríe, cuélelo y guárdelo en un bote o en una botella precintada. Tóme una cucharada tres veces al día hasta lograr superar el resfriado. Puede guardar el jarabe en el frigorífico durante 2 ó 3 semanas.
.
Descongestionante nasal con lavanda y de eucalipto: Quizás la congestión nasal sea uno de los peores síntomas que predominan en un resfriado. Un unguento tradicional a base de lavanda y eucalipto, para la espalda y el pecho, actúa como un descongestionante, aliviando la mucosidad en las fosas nasales. El eucalipto tiene propiedades antisépticas por eso está indicado para aliviar las afecciones de garganta y enfermedades bronquiales, también ayuda a bajar la fiebre. De otro lado, la lavanda también es antiséptica y antibiótica. Además ayuda a descongestionar, expectorar y es un calmante efectivo.
Preparación:Derrita 50 gramos de jalea de petróleo en baño maría. Añádele una cucharada de espigas secas de lavanda, remuévalo y caliéntalo durante 30 minutos. Cuélelo con un retazo de muselina y déjelo enfriar. Finalmente, añada 6 gotas de aceite esencial de eucalipto y 4 gotas de aceite esencial de alcanfor. Vierta la pasta en una jarra y deje que se asiente. Luego, aplica el unguento con un masaje sobre la garganta, el pecho y la parte superior de la espalda antes de acostarse, de modo que los aceites penetren en la piel y puedas inhalar los vapores durante la noche.
.
Tónico de Pétalos de Rosa: Las hojas y los pétalos producen un efecto refrescante que es muy útil para bajar la fiebre, eliminar el calor y las toxinas del cuerpo. Además, la acción calmante y astringente de los pétalos refuerza los pulmones y alivia el resfriado y la gripe. Para conservar sus propiedades curativas, mézclelo en un vinagre medicinal como el sidra.
Preparación: Colocar en una jarra 50 gr. de pétalos frescos de rosa y añadir 2 1/2 tazas de vinagre de sidra, ciérrelo bien y déjelo en un lugar cálido durante 10 días. Después de estos días, cuele el líquido y viértalo en un recipiente precintado y almacénalo en un sitio fresco y oscuro. Utiliza este tónico para hacer gargarismos y así aliviar el dolor de garganta o se puede tomar 1 cucharadita tres o cuatro veces al día como jarabe. También puede empapar un pañuelo con algunas gotas de este preparado y aplicarlo en las sienes, te ayudará a mitigar el dolor de cabeza.
.
Vahos de hierbas frescas: Nuestros abuelos conocían de los poderes curativos de las inhalaciones de vaho. Lo utilizaban con frecuencia para los problemas de origen respiratorio, como la tos, los resfriados, la congestión nasal, dolores y picazón de garganta. Hoy en día, esta técnica sigue vigente gracias a la gran variedad de cientos de hierbas que existen en la naturaleza.
Procedimiento: Escoja un puñado de hierbas entre las siguientes: hojas de eucalipto, albahaca, hisopo, hojas de enebro y bayas, lavanda, melisa, menta, romero, salvia, tomillo, pimienta de cayena y canutillos de canela. Todas ellas tienen un efecto depurador y le ayudarán a despejar las vías respiratorias. Ponga todo lo seleccionado en un recipiente con 1 1/4 tazas de agua hirviendo. Cubra su cabeza e inclínese sobre la vasija, sin dejar escapar el vapor. Relájese e inhale el vapor aromático durante 5 -10 minutos.
.
Baños de pies y de manos: Si padeces de un fuerte resfriado o una gripe con fiebre la mejor manera de paliarlas es con un baño de manos o de pies a base de aceites esenciales como el jengibre y la nuez moscada.
Preparación: Para realizar este baño, llena un recipiente con dos tercios de agua caliente. Agregue una gota de aceite esencial de jengibre y otra de nuez moscada, luego remueva el agua. Ponga las manos en el agua durante 10 - 15 minutos. El calor del agua dilatará los vasos sanguíneos y relajará el cuerpo, mientras los acietes se absorben a través de la piel y llegan a la sangre. Haz el mismo procedimiento con los pies.
.
Masajes contra el catarro: Está reconocido que el uso del tacto, a través del masaje corporal, alivia la tensión muscular y puede curar muchas dolencias. El masaje es un excelente canalizador de energías curativas pues logra activar el sistema inmunológico. Los aceites esenciales para hacer masajes también cumplen una función importante. Por ejemplo, unos masajes en la parte alta de la espalda y el pecho con la utilización de estos aceites sirve como un tratamiento eficaz para aliviar los síntomas de una gripe y los resfriados. Existe una variedad de aceites para curar estas enfermedades respiratorias, tales como, el del árbol del té, el de hierbabuena, el de lavanda y el de eucalipto. El de mirra puede ser útil para una tos convulsiva, mientras que una combinación de acietes de sándalo, de niaouli y de limón podría poner fin a un caso de laringitis. Estos aceites puedes adquirirlos en tiendas naturistas.
Procedimiento: Una vez que haya elegido el aciete esencial, extiéndalo sobre la parte superior de la espalda y del pecho y masajee de modo que éste penetre en la piel. En la espalda, puede utilizar movimientos amplios y en el pecho lo puede hacer en forma circular con la punta de los dedos. Si no hubiera alguien que le dé un masaje en la espalda, puede friccionarse los hombros, ya que otorga los mismo beneficios.
.
Zumo de zanahoria, manzana y naranja : El zumo de frutas frescas son muy nutritivos, además este tipo de preparación no hace que éstas pierdan sus propiedades. Los zumos de la zanahoria, manzana y naranja contienen vitaminas y minerales para reforzar el sistema inmunológico contra las infecciones respiratorias.
Preparación: Lavar tres zanahorias y pelarlas. Luego, lava una manzana y córtala en cuartos, de la misma forma procede con una naranja. Licúa estas frutas y sírvelo inmediatamente, ya que pierden sus propiedades si se dejan reposar. Si sufres de un resfriado, el mejor consejo es dormir mucho; te ayudará a recuperarte. Asegúrate que la habitación esté ventilada; si tuvieras frío es preferible que uses otra manta para cubrirte que descansar en un dormitorio cargado y caluroso.
.
Tisana de capuchina: La capuchina es un remedio tradicional que utilizan los indígenas del Perú para combatir los resfriados, la tos y la gripe, señalan que las hojas de capuchina contienen un antibiótico natural que es efectivo contra todo tipo de problemas respiratorios, además resulta un buen descongestionante y estimulante sobre el cuerpo.
Procedimiento: En una taza de agua a punto de hervir, agregue 2 cucharaditas de hojas frescas de capuchina trinchadas o una cucharadita de hojas secas y déjelo reposar 10 -15 minutos. Luego cuélelo y tómeselo tres veces al día, es muy efectivo. También puede añadir tres a cinco hojas frescas a una ensalada, le ayudará a descongestionar el aparato respiratorio.
.
Una deliciosa tisana de tilo: El efecto suave y calmante de los capullos de tilo son ideales para tratar la tos espasmódica e irritante, la garganta dolorida y favorece la transpiración mientras baja la fiebre. Su sabor es indicado para curar los resfriados de los niños.
Procedimiento: Para preparar una tisana, use 5 ó 6 capullos frescos o de 1 a 3 cucharaditas de flores secas, y agregue una taza de agua casi hirviendo. Tápelo y déjelo reposar de 5 a 10 minutos. Añada una rodaja de limón y endúlcelo con miel a gusto.
.
Margarita Equinácea: de la familia de las margaritas. Su fama la ha consagrado como una de las principales hierbas medicinales gracias a los poderes curativos que tiene sobre el sistema respiratorio. Científicamente se ha comprobado que la equinácea es capaz de reforzar el sistema inmunitario.
Preparación: Para tratar una infección del tracto respiratorio, tomar media cucharadita de tintura de equinácea ( lo puede conseguir en tiendas naturistas o en farmacias) en un vaso de agua mineral o zumo de naranja fresco dos o tres veces al día. Si desea prevenir los resfriados, tome la misma cantidad pero sólo una vez al día. La equinácea también la encuentras en forma de cápsulas o tabletas.
.
Té de Saúco: El Sauco es originaria del Perú que goza de increíbles propiedades para controlar los resfriados. Son ricas en vitaminas A y C por lo que puede reducir la duración de la gripe. Además, es un buen expectorante que ayuda a calmar la tos y el dolor de garganta.
Preparación: Para preparar el té de saúco caliente una taza de agua y ponga una cucharada de bayas de saúco (frutos), luego deje que repose 10 minutos. Beba una taza tres veces al día.
.
Gargarismos de Tomillo y de Salvia: haga gárgaras con una mezcla de salvia y tomillo. Ambos actúan como antisépticos; la salvia, para la boca y la garganta, y el tomillo para el pecho y los pulmones.
Preparación: En una jarra ponga un puñado de flores y hojas frescas de salvia, así como de tomillo. Vierta 1/4 de litro de agua hirviendo, tápelo y déjelo reposar durante 20 minutos. Cuélelo y agréguele 2 cucharadas de vinagre de sidra y 2 cucharaditas de miel; remueva todo. Guarde en una botella con tapón y manténgala en un lugar fresco. Después haga gárgaras con esta combinación las veces que requiera.
.
Ponche de naranja y canela: La canela es un potente estimulante de la transpiración ante un resfriado, además alivia los dolores y los escalofríos de una gripe. Durante el invierno, la canela es muy utilizada en los ponches de frutas no sólo por su delicioso sabor sino porque brinda un efecto calórico que ayuda a combatir el frío. La canela mezclado con el zumo de naranja son excelentes para detener las infecciones virales.
Preparación: Añadir un canutillo de canela a un zumo de naranja recién exprimido. Vierta agua caliente y endúlcelo con miel al gusto. Este ponche le ayudará también a combatir la depresión y a prevenir todo tipo de infecciones.
.
Para aliviar resfríos y catarros también es muy bueno un Jarabe de cebollas, vino blanco y miel que lo llamaremos "a lo lidín" porque no lo encuentro más en la web y se prepara así, licuar 600 cm3. de vino blanco con 300 grs. de cebollas y 85 grs. de miel, colocar en frasco tapado y dejar reposar un día y tomar 2 cucharadas 3 veces al día. Colocar en heladera. Les aseguro que no es feo aunque lo parezca, porque el vino le quita el gusto de la cebolla.
.
Otra opción buena "a lo lidín" es medio vaso de vino tinto con jugo de limón y miel. La miel agréguenla a todo té o bebida caliente que tomen.
.
Remedio de manzanas, miel y limón: rallar una manzana y ponerla a hervir con medio vaso de agua. Al hervir agregar 1 cucharada de miel y medio jugo de limón, dejar uno o dos minutos más y retirar. Tomar lentamente para prevenir estados gripales. Puede agregarse un toque de canela si gusta.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin Blog Widget por LinkWithin