6 de agosto de 2009

Lento en vez de rápido.

.
Hacia fines de la década del 80 nació en Italia el movimiento slow (lento, en inglés) y los simpatizantes de este movimiento pugnan por un estilo de vida en el que se aprovechen los pequeños placeres. Fue un modo de protesta ante la aparición del concepto estadounidense de comidas rápidas en Europa, que marcaba el inicio de una cultura en la que todo debía hacerse velozmente porque el tiempo apremiaba.

Algunos de los consejos que da este movimiento para desacelerar y disfrutar de la vida son los siguientes:

-Hacer las cosas lentamente y no dejar todo para un día en el que se estará a las corridas, sino hacerlo de a poco.

-Los días en que no se trabaja, no usar reloj ni la alarma para despertarse.Respetar el ritmo del cuerpo con tranquilidad y sin dejarse presionar por el tiempo.

-Dedicar más tiempo a las comidas y disfrutar el momento. No comer mal en 5 minutos mirando televisión, sino sentarse con todo apagado degustando la comida y charlar con otro comensal o sentir la paz de comer solo.

-Limitar la lista de cosas pendientes, no empiece a acumularlas porque no disfrutará de ninguna.

-No querer visitar todo al irse de vacaciones, vaya a su ritmo, tendrá tiempo para conocer.

-Hacer espacio a los placeres con la misma capacidad que se hace espacio para ir a trabajar, en vez de lamentarse porque no tiene tiempo suficiente.

--0--

De todos los consejos cumplo solamente con los dos primeros y el cuarto ni hablar, tengo muchas cosas pendientes, que sin querer ocupan lugar en la mente también.

Esto lo saqué de una revista que cita la fuente www.slowfood.com
que aún no he visitado.

Me parece que están buenos los consejos.



LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin Blog Widget por LinkWithin